Verso para Odres

Verso de maestros
poesia silenciosa
recorre mis venas
y todos mis poros
de septiembre a junio
Verso de recortes
poesia de tijeras
logros abandonados
examen suspendido
en septiembre
Verso de gominola
poesia de lapicero
recompondremos con celo
todo lo roto
de junio a septiembre
Verso de personas
Poesía de jóvenes
esponjas caminantes
jabón sin espuma
de octubre a mayo
Verso de dieces
Poesía de cincos
Sin rúbricas y
con fecha y firma
en junio y en ….
Verso de futuro
Poesía de vida
Risas y sollozos
A pecho y sin embozo
de siglo en siglo

Verso para Odres

Verso de maestros
poesia silenciosa
recorre mis venas
y todos mis poros
de septiembre a junio
Verso de recortes
poesia de tijeras
logros abandonados
examen suspendido
en septiembre
Verso de gominola
poesia de lapicero
recompondremos con celo
todo lo roto
de junio a septiembre
Verso de personas
Poesía de jóvenes
esponjas caminantes
jabón sin espuma
de octubre a mayo
Verso de dieces
Poesía de cincos
Sin rúbricas y
con fecha y firma
en junio y en ….
Verso de futuro
Poesía de vida
Risas y sollozos
A pecho y sin embozo
de siglo en siglo

Verso para Odres

Verso de maestros
poesia silenciosa
recorre mis venas
y todos mis poros
de septiembre a junio
Verso de recortes
poesia de tijeras
logros abandonados
examen suspendido
en septiembre
Verso de gominola
poesia de lapicero
recompondremos con celo
todo lo roto
de junio a septiembre
Verso de personas
Poesía de jóvenes
esponjas caminantes
jabón sin espuma
de octubre a mayo
Verso de dieces
Poesía de cincos
Sin rúbricas y
con fecha y firma
en junio y en ….
Verso de futuro
Poesía de vida
Risas y sollozos
A pecho y sin embozo
de siglo en siglo

Verso para Odres

Verso de maestros
poesia silenciosa
recorre mis venas
y todos mis poros
de septiembre a junio
Verso de recortes
poesia de tijeras
logros abandonados
examen suspendido
en septiembre
Verso de gominola
poesia de lapicero
recompondremos con celo
todo lo roto
de junio a septiembre
Verso de personas
Poesía de jóvenes
esponjas caminantes
jabón sin espuma
de octubre a mayo
Verso de dieces
Poesía de cincos
Sin rúbricas y
con fecha y firma
en junio y en ….
Verso de futuro
Poesía de vida
Risas y sollozos
A pecho y sin embozo
de siglo en siglo

Verso para Odres

Verso de maestros
poesia silenciosa
recorre mis venas
y todos mis poros
de septiembre a junio
Verso de recortes
poesia de tijeras
logros abandonados
examen suspendido
en septiembre
Verso de gominola
poesia de lapicero
recompondremos con celo
todo lo roto
de junio a septiembre
Verso de personas
Poesía de jóvenes
esponjas caminantes
jabón sin espuma
de octubre a mayo
Verso de dieces
Poesía de cincos
Sin rúbricas y
con fecha y firma
en junio y en ….
Verso de futuro
Poesía de vida
Risas y sollozos
A pecho y sin embozo
de siglo en siglo

Disfrutar de la crisis

Hay una frase, poco correcta, que seguro que todos hemos oído alguna vez que dice “en caso de violación inminente relájate y disfruta”.
Cada vez parece más claro que ese es el momento en el que nos encontramos todos, o quieren que nos encontremos de una u otra forma. Hay unos entes inmateriales, pero sobre todo económicos, que intentan incrementar nuestros miedos: vamos a perderlo todo, nos van a intervenir, vas a perder el trabajo, vas a perder la casa, vas a perder tu bienestar, tu coche, …tu vida. No quiero entrar ahora en las pérdidas reales que están sucediendo, y que quizás trate en otro post. Y es que éstas, son absolutamente dramáticas pero debidas a comportamientos erróneos fomentados, en un pasado muy lejano, por esos mismos entes inmateriales que ahora hacen lo contrario. La diferencia de comportamiento se debe a que ahora el dinero lo ganan haciendo lo contrario a lo que hacían antes: Ahora me interesa darte una hipoteca, puedas pagarla o no; Ahora me interesa quitarte el piso.

Pero como digo, no quiero dedicar este post a esto. Lo que quiero es centrarme, en este caso, en aquellas cosas que consideramos imprescindibles,  pero que seguramente no lo son tanto. Hoy he recibido por tercera vez por correo electrónico el artículo de Angeles Caso: “lo que quiero ahora” que publicó en enero de este año 2012.  Lo leo de nuevo y sigo compartiendo la mayor parte de sus reflexiones: he tenido suficientes horas buenas y malas,  no quiero reposar en una tumba lleno de honores y cuentas bancarias, y sobretodo me parece que vivimos en una sociedad absolutamente cínica e hipócrita. Quizás un calificativo mejor para esta sociedad sería el de adolescente, una sociedad de la inmediatez, de tener ahora mismo cosas que abandono a continuación. Pero si vamos a las verdaderas raíces de que le está sucediendo a nuestra sociedad, llegamos a la conclusión que no es una crisis económica, sino que esta es simplemente el resultado de la crisis ética que sufrimos.
Si nos hacemos conscientes que estamos inmersos en una crisis ética, intentando participar lo menos posible en ella para sentirte a gusto con tu conciencia, y siendo de naturaleza más bien optimista, lo único que queda es valorar lo realmente importante para tu universo identitario: mis amigos, mi Albayzin, el menú del día en el sitio de siempre, las charlas delante de nuestro bebaje favorito, ese nuevo disco que descubrimos desayunando en Plaza Larga, ese libro que nos cuenta por enésima vez los trapicheos existentes de forma novelada e intrigante, y en definitiva, nuestra pelicula en V.O.

Y con estas mimbres qué respuesta podemos dar a nuestra situación actual, y sobre todo, y más importante, qué debemos intentar con nuestros hijos, o en un escenario más abierto, con los jóvenes pertenecientes a nuestro entorno cercano. Yo creo que simplemente lo que debemos hacer es no capar su capacidad intrínseca de disfrutar, de hacer lo que les gusta por encima de todo.

Y eso solo lo podemos hacer siendo un modelo en ese sentido, recomponiendo nuestros valores, disfrutando el hoy desde la posición en la que estemos, sin anhelar lo que no tenemos porque no es que nos lo quiten, es que no lo queremos. Compartiendo y colaborando. Aprendiendo continuamente. Sin enrocarnos en posiciones dañinas, sobre todo para nosotros mismos. Creciendo continuamente para permitir de verdad a nuestros jóvenes que se esfuercen por hacer lo que les gusta, porque su trabajo se convertirá en hobby. Que no se preocupen solamente por el dinero que ganan porque en ese momento su sueldo se convertirá en vida. Que no les preocupen sus posesiones como un bien a proteger porque en ese momento sus bienes se convertirán en comunidad. Que su seguridad no dependa de pisar a los demás, porque en ese momento sus relaciones se convertirán en amor.

Y esto, esos entes inmateriales basados en el dinero no saben gestionarlo, y ver esa actitud en los que creen sus vasallos les llevará a enloquecer, explotar y desaparecer.

 

Disfrutar de la crisis

Hay una frase, poco correcta, que seguro que todos hemos oído alguna vez que dice “en caso de violación inminente relájate y disfruta”.
Cada vez parece más claro que ese es el momento en el que nos encontramos todos, o quieren que nos encontremos de una u otra forma. Hay unos entes inmateriales, pero sobre todo económicos, que intentan incrementar nuestros miedos: vamos a perderlo todo, nos van a intervenir, vas a perder el trabajo, vas a perder la casa, vas a perder tu bienestar, tu coche, …tu vida. No quiero entrar ahora en las pérdidas reales que están sucediendo, y que quizás trate en otro post. Y es que éstas, son absolutamente dramáticas pero debidas a comportamientos erróneos fomentados, en un pasado muy lejano, por esos mismos entes inmateriales que ahora hacen lo contrario. La diferencia de comportamiento se debe a que ahora el dinero lo ganan haciendo lo contrario a lo que hacían antes: Ahora me interesa darte una hipoteca, puedas pagarla o no; Ahora me interesa quitarte el piso.

Pero como digo, no quiero dedicar este post a esto. Lo que quiero es centrarme, en este caso, en aquellas cosas que consideramos imprescindibles,  pero que seguramente no lo son tanto. Hoy he recibido por tercera vez por correo electrónico el artículo de Angeles Caso: “lo que quiero ahora” que publicó en enero de este año 2012.  Lo leo de nuevo y sigo compartiendo la mayor parte de sus reflexiones: he tenido suficientes horas buenas y malas,  no quiero reposar en una tumba lleno de honores y cuentas bancarias, y sobretodo me parece que vivimos en una sociedad absolutamente cínica e hipócrita. Quizás un calificativo mejor para esta sociedad sería el de adolescente, una sociedad de la inmediatez, de tener ahora mismo cosas que abandono a continuación. Pero si vamos a las verdaderas raíces de que le está sucediendo a nuestra sociedad, llegamos a la conclusión que no es una crisis económica, sino que esta es simplemente el resultado de la crisis ética que sufrimos.
Si nos hacemos conscientes que estamos inmersos en una crisis ética, intentando participar lo menos posible en ella para sentirte a gusto con tu conciencia, y siendo de naturaleza más bien optimista, lo único que queda es valorar lo realmente importante para tu universo identitario: mis amigos, mi Albayzin, el menú del día en el sitio de siempre, las charlas delante de nuestro bebaje favorito, ese nuevo disco que descubrimos desayunando en Plaza Larga, ese libro que nos cuenta por enésima vez los trapicheos existentes de forma novelada e intrigante, y en definitiva, nuestra pelicula en V.O.

Y con estas mimbres qué respuesta podemos dar a nuestra situación actual, y sobre todo, y más importante, qué debemos intentar con nuestros hijos, o en un escenario más abierto, con los jóvenes pertenecientes a nuestro entorno cercano. Yo creo que simplemente lo que debemos hacer es no capar su capacidad intrínseca de disfrutar, de hacer lo que les gusta por encima de todo.

Y eso solo lo podemos hacer siendo un modelo en ese sentido, recomponiendo nuestros valores, disfrutando el hoy desde la posición en la que estemos, sin anhelar lo que no tenemos porque no es que nos lo quiten, es que no lo queremos. Compartiendo y colaborando. Aprendiendo continuamente. Sin enrocarnos en posiciones dañinas, sobre todo para nosotros mismos. Creciendo continuamente para permitir de verdad a nuestros jóvenes que se esfuercen por hacer lo que les gusta, porque su trabajo se convertirá en hobby. Que no se preocupen solamente por el dinero que ganan porque en ese momento su sueldo se convertirá en vida. Que no les preocupen sus posesiones como un bien a proteger porque en ese momento sus bienes se convertirán en comunidad. Que su seguridad no dependa de pisar a los demás, porque en ese momento sus relaciones se convertirán en amor.

Y esto, esos entes inmateriales basados en el dinero no saben gestionarlo, y ver esa actitud en los que creen sus vasallos les llevará a enloquecer, explotar y desaparecer.

 

Disfrutar de la crisis

Hay una frase, poco correcta, que seguro que todos hemos oído alguna vez que dice “en caso de violación inminente relájate y disfruta”.
Cada vez parece más claro que ese es el momento en el que nos encontramos todos, o quieren que nos encontremos de una u otra forma. Hay unos entes inmateriales, pero sobre todo económicos, que intentan incrementar nuestros miedos: vamos a perderlo todo, nos van a intervenir, vas a perder el trabajo, vas a perder la casa, vas a perder tu bienestar, tu coche, …tu vida. No quiero entrar ahora en las pérdidas reales que están sucediendo, y que quizás trate en otro post. Y es que éstas, son absolutamente dramáticas pero debidas a comportamientos erróneos fomentados, en un pasado muy lejano, por esos mismos entes inmateriales que ahora hacen lo contrario. La diferencia de comportamiento se debe a que ahora el dinero lo ganan haciendo lo contrario a lo que hacían antes: Ahora me interesa darte una hipoteca, puedas pagarla o no; Ahora me interesa quitarte el piso.

Pero como digo, no quiero dedicar este post a esto. Lo que quiero es centrarme, en este caso, en aquellas cosas que consideramos imprescindibles,  pero que seguramente no lo son tanto. Hoy he recibido por tercera vez por correo electrónico el artículo de Angeles Caso: “lo que quiero ahora” que publicó en enero de este año 2012.  Lo leo de nuevo y sigo compartiendo la mayor parte de sus reflexiones: he tenido suficientes horas buenas y malas,  no quiero reposar en una tumba lleno de honores y cuentas bancarias, y sobretodo me parece que vivimos en una sociedad absolutamente cínica e hipócrita. Quizás un calificativo mejor para esta sociedad sería el de adolescente, una sociedad de la inmediatez, de tener ahora mismo cosas que abandono a continuación. Pero si vamos a las verdaderas raíces de que le está sucediendo a nuestra sociedad, llegamos a la conclusión que no es una crisis económica, sino que esta es simplemente el resultado de la crisis ética que sufrimos.
Si nos hacemos conscientes que estamos inmersos en una crisis ética, intentando participar lo menos posible en ella para sentirte a gusto con tu conciencia, y siendo de naturaleza más bien optimista, lo único que queda es valorar lo realmente importante para tu universo identitario: mis amigos, mi Albayzin, el menú del día en el sitio de siempre, las charlas delante de nuestro bebaje favorito, ese nuevo disco que descubrimos desayunando en Plaza Larga, ese libro que nos cuenta por enésima vez los trapicheos existentes de forma novelada e intrigante, y en definitiva, nuestra pelicula en V.O.

Y con estas mimbres qué respuesta podemos dar a nuestra situación actual, y sobre todo, y más importante, qué debemos intentar con nuestros hijos, o en un escenario más abierto, con los jóvenes pertenecientes a nuestro entorno cercano. Yo creo que simplemente lo que debemos hacer es no capar su capacidad intrínseca de disfrutar, de hacer lo que les gusta por encima de todo.

Y eso solo lo podemos hacer siendo un modelo en ese sentido, recomponiendo nuestros valores, disfrutando el hoy desde la posición en la que estemos, sin anhelar lo que no tenemos porque no es que nos lo quiten, es que no lo queremos. Compartiendo y colaborando. Aprendiendo continuamente. Sin enrocarnos en posiciones dañinas, sobre todo para nosotros mismos. Creciendo continuamente para permitir de verdad a nuestros jóvenes que se esfuercen por hacer lo que les gusta, porque su trabajo se convertirá en hobby. Que no se preocupen solamente por el dinero que ganan porque en ese momento su sueldo se convertirá en vida. Que no les preocupen sus posesiones como un bien a proteger porque en ese momento sus bienes se convertirán en comunidad. Que su seguridad no dependa de pisar a los demás, porque en ese momento sus relaciones se convertirán en amor.

Y esto, esos entes inmateriales basados en el dinero no saben gestionarlo, y ver esa actitud en los que creen sus vasallos les llevará a enloquecer, explotar y desaparecer.

 

Disfrutar de la crisis

Hay una frase, poco correcta, que seguro que todos hemos oído alguna vez que dice “en caso de violación inminente relájate y disfruta”.
Cada vez parece más claro que ese es el momento en el que nos encontramos todos, o quieren que nos encontremos de una forma u otra. Hay unos entes inmateriales, pero sobre todo económicos, que intentan incrementar nuestros miedos: vamos a perderlo todo, nos van a intervenir, vas a perder el trabajo, vas a perder la casa, vas a perder tu bienestar, tu coche, …..tu vida. No quiero entrar ahora en las perdidas reales que están sucediendo, y que quizás trate en otro post, ya que son absolutamente dramáticas pero debidas a comportamientos erróneos fomentados, en un pasado muy lejano, por esos mismos entes inmateriales que ahora hacen lo contrario. La diferencia de comportamiento se debe a que ahora el dinero lo ganan con lo contrario.

Lo que quiero es centrarme en este caso en aquellas cosas que consideramos imprescindibles,  pero que seguramente no lo son tanto. Hoy he recibido por tercera vez por correo electrónico el artículo de Angeles Caso: “lo que quiero ahora” que publicó en enero de este año 2012.  Lo leo de nuevo y sigo compartiendo la mayor parte de sus reflexiones: he tenido suficientes horas buenas y malas,  no quiero reposar en una tumba lleno de honores y cuentas bancarias, y sobretodo me parece que vivimos en una sociedad absolutamente cínica e hipócrita. Quizás un calificativo mejor para esta sociedad sería el de adolescente, una sociedad de la inmediatez, de tener ahora mismo cosas que abandono a continuación. Pero si vamos a las verdaderas raíces de que le está sucediendo a nuestra sociedad, llegamos a la conclusión que no es una crisis económica, sino que esta es simplemente el resultado de la crisis ética que sufrimos.
Si nos hacemos conscientes que estamos inmersos en una crisis ética, intentando participar lo menos posible en ella para sentirte agosto con tu conciencia, y siendo de naturaleza más bien optimista, lo único que queda es valorar lo realmente importante para tu universo identitario: mis amigos, mi Albayzin, el menú del día en el sitio de siempre, las charlas delante de nuestro bebaje favorito, ese nuevo disco que descubrimos desayunando en Plaza Larga, ese libro que nos cuenta por enésima vez los trapicheos existentes de forma novelada e intrigante, y en definitiva, nuestra pelicula en V.O.

Y con estas mimbres qué respuesta podemos dar a nuestra situación actual, y sobre todo, y más importante, qué debemos intentar con nuestros hijos, o en un escenario más abierto, con los jóvenes pertenecientes a nuestro entorno cercano. Yo creo que simplemente lo que debemos hacer es no capar su capacidad intrínseca de disfrutar, de hacer lo que les gusta por encima de todo.

Y eso solo lo podemos hacer siendo un modelo en ese sentido, recomponiendo nuestros valores, disfrutando el hoy desde la posición en la que estemos, sin anhelar lo que no tenemos porque no es que nos lo quiten, es que no lo queremos. Compartiendo y colaborando. Aprendiendo continuamente. Sin enrocarnos en posiciones dañinas, sobre todo para nosotros mismos. Creciendo continuamente para permitir de verdad a nuestros que se esfuercen por hacer lo que les gusta, porque su trabajo se convertirá en hobby. Que no se preocupen solamente por el dinero que ganan porque en ese momento su sueldo se convertirá en vida. Que no les preocupen sus posesiones como un bien a proteger porque en ese momento sus bienes se convertirán en comunidad. Que su seguridad no dependa de pisar a los demás, porque en ese momento sus relaciones se convertirán en amor.

Y eso, esos entes inmateriales basados en el dinero no saben gestionarlo, y ver esa actitud en los que creen sus vasallos les llevará a enloquecer, explotar y desaparecer.

 

Disfrutar de la crisis

Hay una frase, poco correcta, que seguro que todos hemos oído alguna vez que dice “en caso de violación inminente relájate y disfruta”.
Cada vez parece más claro que ese es el momento en el que nos encontramos todos, o quieren que nos encontremos de una u otra forma. Hay unos entes inmateriales, pero sobre todo económicos, que intentan incrementar nuestros miedos: vamos a perderlo todo, nos van a intervenir, vas a perder el trabajo, vas a perder la casa, vas a perder tu bienestar, tu coche, …tu vida. No quiero entrar ahora en las perdidas reales que están sucediendo, y que quizás trate en otro post, ya que son absolutamente dramáticas pero debidas a comportamientos erróneos fomentados, en un pasado muy lejano, por esos mismos entes inmateriales que ahora hacen lo contrario. La diferencia de comportamiento se debe a que ahora el dinero lo ganan con lo contrario.

Lo que quiero es centrarme en este caso en aquellas cosas que consideramos imprescindibles,  pero que seguramente no lo son tanto. Hoy he recibido por tercera vez por correo electrónico el artículo de Angeles Caso: “lo que quiero ahora” que publicó en enero de este año 2012.  Lo leo de nuevo y sigo compartiendo la mayor parte de sus reflexiones: he tenido suficientes horas buenas y malas,  no quiero reposar en una tumba lleno de honores y cuentas bancarias, y sobretodo me parece que vivimos en una sociedad absolutamente cínica e hipócrita. Quizás un calificativo mejor para esta sociedad sería el de adolescente, una sociedad de la inmediatez, de tener ahora mismo cosas que abandono a continuación. Pero si vamos a las verdaderas raíces de que le está sucediendo a nuestra sociedad, llegamos a la conclusión que no es una crisis económica, sino que esta es simplemente el resultado de la crisis ética que sufrimos.
Si nos hacemos conscientes que estamos inmersos en una crisis ética, intentando participar lo menos posible en ella para sentirte a gusto con tu conciencia, y siendo de naturaleza más bien optimista, lo único que queda es valorar lo realmente importante para tu universo identitario: mis amigos, mi Albayzin, el menú del día en el sitio de siempre, las charlas delante de nuestro bebaje favorito, ese nuevo disco que descubrimos desayunando en Plaza Larga, ese libro que nos cuenta por enésima vez los trapicheos existentes de forma novelada e intrigante, y en definitiva, nuestra pelicula en V.O.

Y con estas mimbres qué respuesta podemos dar a nuestra situación actual, y sobre todo, y más importante, qué debemos intentar con nuestros hijos, o en un escenario más abierto, con los jóvenes pertenecientes a nuestro entorno cercano. Yo creo que simplemente lo que debemos hacer es no capar su capacidad intrínseca de disfrutar, de hacer lo que les gusta por encima de todo.

Y eso solo lo podemos hacer siendo un modelo en ese sentido, recomponiendo nuestros valores, disfrutando el hoy desde la posición en la que estemos, sin anhelar lo que no tenemos porque no es que nos lo quiten, es que no lo queremos. Compartiendo y colaborando. Aprendiendo continuamente. Sin enrocarnos en posiciones dañinas, sobre todo para nosotros mismos. Creciendo continuamente para permitir de verdad a nuestros jóvenes que se esfuercen por hacer lo que les gusta, porque su trabajo se convertirá en hobby. Que no se preocupen solamente por el dinero que ganan porque en ese momento su sueldo se convertirá en vida. Que no les preocupen sus posesiones como un bien a proteger porque en ese momento sus bienes se convertirán en comunidad. Que su seguridad no dependa de pisar a los demás, porque en ese momento sus relaciones se convertirán en amor.

Y eso, esos entes inmateriales basados en el dinero no saben gestionarlo, y ver esa actitud en los que creen sus vasallos les llevará a enloquecer, explotar y desaparecer.