Aprendemos juntos?

Ayer termin, junto a mi compaero Abraham del Cao (@Abramchu), un curso de formacin realmente gratificante sobre Aprendizaje Cooperativo. Los que ms me conocen saben que es un tema que me apasiona, sobre el que formo pero que nunca dejo de aprender. Y es que creo que esta metodologa es ms que nunca necesaria y urgente. Creo que estamos ante una serie de cambios sociales, culturales y, en definitiva, generacionales que hacen que aprender juntos sea una necesidad y no una ms de las metodologas que podemos poner en marcha. Nuestros alumnos piden a gritos que les enseemos a cooperar, nos estn pidiendo transformar el mundo, que pasemos de la “Jungla” en la que algunos dicen que viven, al “Paraso” de la creatividad y la innovacin.

Las TIC nos estn dando la excusa, ya hay muy poca gente en el entorno educativo que se resista a acercarse a ellas (hoy lea que tan solo un 5% del profesorado no est interesado), pero las TIC sin un cambio en el orden de las cosas ser una vez ms el parche que no consigue solucionar los problemas a los que tendrn que enfrentarse.

Y nosotros, generacin anterior a esta, seguimos resistindonos a creer en un mundo diferente, seguimos teniendo miedo al cambio, a cambiar las estrategias y estructuras de aprendizaje en el aula, desconfiamos de la capacidad de nuestros alumnos para aprender a respetarse, cooperar y competir sanamente. Y tenemos miedo de que en el mundo de los adultos se comprenda la necesidad de este cambio.

Pero estamos en el 2012, ante un mundo en constante cambio, donde las tecnologas han transformado nuestra forma de pensar, donde nuestros alumnos han crecido y en el que suceden cosas curiosas como movimientos espontneos en la calle. Estamos asistiendo a transformaciones lentas pero seguras en la importancia de la creatividad, de la emocionalidad y del disfrute. Estamos asistiendo a un entorno que persigue romper con estructuras antiguas y arcaicas para dar paso a movimientos en red, espontneos, frescos y, la mayor parte de las veces, poco estructurados.

As que no merece la pena embarcarse en algo que permitir a nuestros alumnos adaptarse mejor a este mundo? Disear los espacios del aula donde sean ellos los que asumen la responsabilidad de su aprendizaje en compaa de otros que, a su vez, aprenden con ellos. Conseguir que sean ellos mismos los que nos pidan ms y ms, hasta saciar su ansia de saber que nada tiene que ver con las asignaturas encorsetadas y pobres que muchas veces impartimos. Alentar su capacidad para desarrollar nuevos conocimientos a partir de un entorno-red en el que se sientan adems imprescindibles.

Imagen de previsualización de YouTube

Eso es el aprendizaje cooperativo, crear estructuras y espacios para el aprendizaje en grupos cohesionados que respetan a todos sus miembros, que aprenden a descubrir el potencial que cada uno tiene, que toman las riendas de lo que pasa en el aula y que ven en su profesor una persona que posibilita que este “milagro” suceda.

As que, vaya esta entrada dedicada a todos aquellos docentes que se embarcan de forma valiente en la transformacin de sus aulas dedicando horas de formacin, de dedicacin y de sueos para que sus alumnos, nuestros nios, construyan un mundo diferente en el que todos podamos aprender juntos.

Gracias por ensearme cada da un poquito ms!

Imagen de previsualización de YouTube

Inteligencia emocional

Cuando estaba en 4 de carrera, uno de los trabajos que tuvimos que hacer fue pasar Test psicolgicos, de inteligencia, de personalidad… estndares que clasifican y etiquetan a personas. Ya entonces me pareci un poco delicado, recuerdo que le pas los test a mi familia, amigos, etc. Yo misma no llegu a brillar en el test de inteligencia por excelencia, mi CI no era ni alto ni bajo, normalito… madre ma! qu estaris pensando, entre la indefensin aprendida y esto, je, je.

Sin embargo, es que ya hace mucho que estudi (lo reconozco) y an no estudibamos conceptos como Inteligencia emocional o Inteligencias Mltiples… una pena! Lo he tenido que ir aprendiendo despus, pero no pasa nada, ha merecido la pena!

Os dejo unos cuantos vdeos para que iniciemos el debate, en realidad cuando hablamos de inteligencia a qu nos referimos? Y cmo afecta esto al proceso de enseanza y aprendizaje? Ufff, pedazo respuestas espero… :-)

Imagen de previsualización de YouTube

Qu caritas! eh?

Aqu nos lo explica, resultados…

Imagen de previsualización de YouTube

Y t? te habras comido el bombn? :-)

 

 

 

Indefensin Aprendida

Hace dos fines de semana me encontr en mi twitter con una grata sorpresa, @jjdeharo haba publicado un vdeo para reflexionar sobre “Indefensin Aprendida”.

Imagen de previsualización de YouTube

Como es un tema que desde primero de carrera me comenz a interesar y me sigue pareciendo muy interesante, me llam mucho la atencin. Como vemos en el vdeo, es muy sencillo y rpido que puedan causarnos el aprendizaje de la indefensin. He de decir que desde primero de carrera me interes este tema por dos motivos: porque fue en ese curso cuando le el libro “Indefensin” de Selligman (1985) y porque fue en la carrera donde tuve unos cinco aos para sentirla en m misma.

Siempre haba sido una alumna brillante, entendiendo por este concepto una alumna capaz de aprobar todo y sacar notas altas, pero al llegar a la Universidad a estudiar la nica carrera que yo haba querido estudiar, comenc a suspender absolutamente todas las asignaturas. Al principio pens que era un tema de adaptacin, de nivel, falta de estudio, pero poco a poco fui descubriendo que se deba a un tema competencial ante los exmenes. Me llev seis aos aprender a aprobar, y conseguir mi objetivo: poder licenciarme.

Pero vamos al concepto y lo que esto puede suponer en muchas de las instituciones educativas actuales. Pensemos por un momento si este trmino no puede estar relacionado con el famoso Fracaso Escolar que nos trae de cabeza, intentando rehacer leyes y temarios, y dems temas burocrticos para luchar contra l sin obtener la mayor parte de las veces xito.

Hace unos aos me fui de vacaciones de Navidad con unos amigos que tenan un hijo adolescente de 14 aos que haba suspendido alrededor de cinco asignaturas. No era la primera vez, ya era reiterativo, llevaba suspendiendo desde que haba entrado en la ESO. La actitud del chico era de pasotismo absoluto, daba a entender que no le importaba suspender y que la culpa de todo era de los profesores. Los adultos que estbamos con l intentbamos explicarle que tena que sacar el genio, estudiar, luchar, hablar con los profesores… Estuvimos un buen rato dndole alternativas, preocupndonos por l cuando l no daba muestras de estar preocupado. Sin embargo s lo estaba, probablemente ms que preocupado, estaba indefenso. Tal y como comenta Selligman en su libro, cuando no encontramos la “puerta de salida a la situacin aversiva” nos quedamos inmviles y en un rincn “aguantando lo que nos venga”. Y en este punto es importante la forma en que veamos la salida, nuestra forma de enfocar la vida, si creemos que somos nosotros quienes hemos de salir (lugar de control interno) o si creemos que est fuera de nosotros (lugar de control externo). En definitiva, si llegamos a la conclusin de que tenemos que seguir intentndolo, o si creemos que hagamos lo que hagamos el resultado ser el mismo.

Este chaval haba llegado a la conclusin de que hiciera lo que hiciera, suspendera. Aprendi la indefensin. Y eso le llev al ms absoluto fracaso, nunca termin la secundaria y en la actualidad se dedica profesionalmente a algo que le hace feliz pero que descubri tarde: la cocina. Finalmente parece que s aprendi a salir.

Ah va mi reflexin sobre el tema, qu podemos hacer para que estos chavales no desarrollen indefensin aprendida, o que si lo desarrollan tengan alguna herramienta para que puedan desaprenderla? hacemos algo cuando vemos a un chico “pasota” que no le importa fracasar? somos capaces de darnos cuenta de que quizs no estemos dando las mismas “listas de palabras” a unos que a otros?

Y a modo de final, enlazo este artculo del Blog de Francesc Puertas, que le tambin hace unas semanas para lograr que al menos seamos capaces de salir de situaciones de indefensin que inevitablemente hemos de vivir. Quizs ah reside el reto, ensear tambin a localizar dentro de uno los recursos, habilidades y capacidades para salir de ella.

 

Esos locos no tan bajitos… para los adolescentes

Tengo que empezar este artculo felicitando al Grupo Abierto de Debate Unamuno-Prim, por organizar la Tertulia de ayer en el Club Savoy donde tuve la oportunidad de escuchar a Javier Urra, y que ha servido de inspiracin y de reflexin profunda hacia un tema que normalmente hace que la mayor parte de nosotros contemplemos con cierta tensin: la adolescencia.

Me gust comprobar que la psicologa no es esa disciplina en tierra de nadie y plagada de intrusistas de diferentes disciplinas (a cual ms esotrica) que hacen de ella casi una aficin en boca de todo el mundo. Me gust comprobar que hay profesionales que la dignifican y que hacen de ella lo que es, una disciplina indispensable para el avance y la adaptacin de las personas a la sociedad.

Pero sobre todo me encant descubrir que hay personas que, aunque han tenido que presenciar y trabajar con escenarios tremendamente duros, siguen siendo positivos, y creen que la adolescencia y los jvenes son apasionantes.

Adems de psicloga soy madre de dos hijas adolescentes, gemelas. En este momento tienen catorce aos, pero muy pronto cumplirn quince, y por tanto seguirn avanzando hacia ese terreno que los adultos (sobre todo los padres) contemplamos con cierto temor. Hace dos aos que estoy en pleno proceso de aprendizaje con ellas, otra vez. Aprend mucho de su infancia, aprend de elllas pero aprend mucho de m misma en mi nuevo papel de madre. Cuando los hijos se convierten en adolescentes, los adultos nos creemos que ya est todo hecho, pensamos que ya hemos atendido sus necesidades, y que es el momento en que ellos han de comenzar a “independizarse”. Y eso es cierto, lo de la independencia, pero no hemos terminado de hacer nuestro trabajo, es ms, aparecen nuevos escenarios desconocidos que nos hacen tambalear el suelo sobre el que pensbamos que pisbamos firme. Y s, estoy volviendo a aprender mucho, de ellas pero tambin de m misma. Enfrentarme a las situaciones de mis dos hijas adolescentes me hace replantearme nuevamente cul ha de ser mi papel.

Escuchar ayer a Javier Urra me tranquiliz, porque no es cierto que tener adolescentes sea algo por lo que dar el psame, ms bien al contrario, ha de ser algo emocionante y apasionante lleno de retos personales que les ayude a madurar y hacerse independientes de verdad. A veces confundimos independencia con desapego o con dejar hacer. Y particularmente creo que es importante discriminar entre fomentar su autonoma y dejarles desprotegidos completamente. Hay que estar pero no vigilar, confiar pero siempre con los ojos abiertos y, sobre todo, hay que hablar, hablar mucho para que aprendan a protegerse y a ser responsables de sus actos.

Alguno de los tertulianos ayer deca que nuestra sociedad es permisiva, pero yo no estoy del todo de acuerdo. Es cierto que es una sociedad permisiva, pero a la vez reclama penas, reclama actuaciones siempre en el sentido penalizador, ejemplificador… siempre desde el aprendizaje basado en el castigo. Pero yo no creo que esto funcione, el castigo no ensea, al menos si se hace de manera emocional slo buscando la reparacin del dao cuando en muchos casos esa reparacin nunca se va a producir dada la gravedad de los hechos. Y aunque es cierto que necesitamos esas penas para aquellos que traspasan la lnea, es mucho ms importante pensar en lo que estamos haciendo como sociedad con nuestros adolescentes. Somos una sociedad permisiva o somos una sociedad “adolescente”? Mis compaeros se ren cuando digo esta frase, que somos una sociedad adolescente. En el sentido de que no queremos crecer ni madurar, pero a la vez nos sentimos “sper mayores” para algunos temas, como el alcohol, las drogas, la moda, la alimentacin… y ofrecemos modelos poco responsables. La responsabilidad es la clave del proceso de autonoma en una persona. No podemos estar siempre encima de nuestros hijos, eso lo sabemos, pero hemos de propiciar que caminen con paso tranquilo y seguro hacia la independencia sin romper los vnculos que siempre nos han unido a ellos. Crecer no significa abandono.

Muchas veces los padres tenemos miedo, y cuando eso pasa es muy difcil educar. Tenemos miedo a que les pueda pasar algo, miedo a que alguien les influya negativamente y miedo a no tenerlos ms en formato pequeo. Muchas veces observo a padres y madres de mi entorno con sus hijos e hijas adolescentes y tengo la sensacin de que en realidad lo que sienten es nostalgia de lo que sus hijos fueron y que no volvern a ser, unos nios. Y cuando observo eso me da mucha pena porque aunque es cierto que los hijos crecen, en realidad no hay mejor noticia que esa, y pretender que sigan siendo unos nios es encarcelarlos y alejarlos de nosotros. No podemos pretender que sigan siendo esos locos bajitos que nos admiran profundamente y sobre todas las cosas de manera incondicional. Lo que s debemos hacer es promover una relacin sana con unos “locos” ya no tan bajitos, que han ampliado su crculo de admiracin. Admiran a sus amigos, a sus cantantes favoritos, a sus hobbies, a sus novios y novias… pero tambin admiran a sus padres y profesores si son capaces de mantener un criterio y una relacin basada en la confianza y el respeto.

Evidentemente hay casos para todos los gustos, pero creo que hemos de desmitificar la adolescencia y convertirla en una etapa apasionante donde est todo por descubrir, donde est todo por aprender. Merece la pena convertirse en educadores tambin de adolescentes, seamos responsables y ensearemos a ser responsables, seamos respetuosos y ensearemos a respetar, seamos padres y madres, no colegas, no represores ni espas, simplemente padres y madres, porque as enseamos a serlo el da de maana.

S que estas palabras suenan como algo muy bonito y que muchas veces no es fcil, pero creo en la educacin como una de las nicas formas de evolucin del ser humano, como una de las herramientas indispensables para terminar con la violencia y el dolor. Y aunque parece que en nuestra sociedad andamos un poco deprimidos observando situaciones incomprensibles entre padres e hijos, o entre chicos y chicas, no podemos dejar de hacer. Una sociedad responsable es aquella que asume que algo est haciendo mal si las cosas van mal entre nuestros jvenes, pero tambin es una sociedad que es capaz de asumir que puede cambiar para mejorar. Solo se me ocurre la educacin como instrumento para la evolucin de nuestra sociedad.

Algunos desafos para el cambio

Qu rpido va todo! verdad? Vivimos tiempos de mucha aceleracin, de muchas palabras sobre nuestra sociedad, la actual y la venidera. Estamos en la Sociedad de la Informacin pero an no en la del Conocimiento? Y cuando hablamos de ello, cmo afecta a nuestro cambio en particular, el educativo? En estos momentos estamos en disposicin de asistir a multitud de eventos, muchos presenciales, pero cada vez ms eventos virtuales. Hemos comprendido que en el entorno educativo necesitamos un cambio. La invasin de las tecnologas han propiciado una revolucin que se ha ido abordando de mltiples maneras. Unas veces se ha abordado introduciendo la tecnologa en el aula pensando que as se realiza innovacin, sin embargo de nada sirve sta si no hay formacin del profesorado, y multitud de profesores se han formado en la utilizacin de herramientas. Pero esto tampoco parece que haya dado resultados profundos en nuestras aulas. Necesitamos algo ms, pero qu es?

Desde mi punto de vista, y de mi experiencia, lo que de verdad moviliza todos esos pasos que queremos dar, es la planificacin de un Proyecto donde se establezcan los pilares de nuestros deseos de cambio. Sin un proyecto que marque las directrices, nuestro esfuerzo ser mucho mayor y de menor impacto. Y ese proyecto ha de partir de la visin comn de un grupo de personas que definan claramente cules son los objetivos de la nueva escuela inmersa en la Sociedad del Conocimiento y del Aprendizaje.

El primer desafo, por tanto, es imaginar la clase de futuro que queremos para nuestras escuelas y disponernos a crearlo. Una vez imaginado podremos comenzar a trabajar.

Y cmo hemos de llevar a cabo nuestro proyecto? La parte fundamental para que funcione cualquier plan son las personas, la capacidad para Trabajar en Equipo, Liderar procesos, Disear objetivos, Cumplirlos o readaptarlos. Necesitamos un equipo de personas que sean capaces de trabajar juntas, repartirse responsabilidades, ejercer un liderazgo contagioso, que entusiasme y extienda el sueo.

El segundo desafo: trabajar en equipo. Si somos capaces de hacerlo, tendremos mucho avanzado puesto que:

El trabajo en equipo es la habilidad de trabajar juntos hacia una visin comn. Es el combustible que le permite a la gente comn obtener resultados poco comunes.

Andrew Carnegie

Y sabemos trabajar en equipo? qu necesitamos para hacer equipo?

El primer paso es la responsabilidad individual, la capacidad de involucrarse y responsabilizarse de la tarea que uno tiene asignada para la consecucin de la meta comn. Elaborar un proyecto es fcil, lo difcil es llevarlo a la prctica si las personas no asumen su parte dentro de l. Quizs sea importante la organizacin del proceso dentro del proyecto: mirar hacia dnde queremos ir, con quin y cmo. Trabajar en equipo tambin requiere de unas altas dosis de empata, entusiasmo y comunicacin para poder contagiar y conectar en la consecucin de nuestra meta comn.

Pero ms all del trabajo de un grupo de personas involucradas directamente con el proyecto, est la misin de extender a otras personas nuestra filosofa, el sueo, el objetivo para el cambio. Es el turno de la Red, la estructura que nos permite poner en marcha procesos mucho ms amplios, contagiar a otros, iniciar nuevas rutas y sumar. La Red que soporta toda la estructura de un cambio profundo.

Tal como sealan Antonio Moreno y Fernando de la Riva, el trabajo en red supone una forma de trabajar dentro de las propias organizaciones, as como la relacin y cooperacin entre ellas, destacndose principios como los de horizontalidad, sinergia (complementariedad-unin de fuerzas), autonoma, pertenencia participativa (la pertenencia se expresa en la participacin activa, en la implicacin), compromiso, etc. En el trabajo en red de los colectivos sociales, por tanto, resultan claves ideas como el que tod@s ganan, pero tambin el que tod@s ponen, o el que tod@s participan y tod@s lideran (de formas diferentes) (Ibez, 2003)

El trabajo en red, permite unir lazos con otros compaeros, pero tambin con otros centros. Permite arrancar procesos de construccin del espacio de accin comn con una dinmica y un espritu basado en el aprendizaje mutuo, el respeto y aprovechamiento de las diversidades, constituyendo un factor de fortalecimiento e impulso.

Tercer desafo: tejer y extender la red.

Queremos impulsar los procesos de innovacin educativa desde nuestras aulas, desde nosotros mismos, soando, imaginando y emprendiendo. Necesitamos aprender nuevos conceptos y herramientas, pero tambin desaprender ciertas formas de hacer. Necesitamos estar seguros, pero a la vez sentimos que no tenemos tiempo. Nuestro tiempo es este, marcado por grandes cambios que se cuelan en las vidas de nuestros nios, y nosotros queremos ofrecer lo mucho que sabemos desde otro escenario ms cercano a ellos pero, a veces, muy lejano al nuestro.

Y para todo ellono puedo sola! me acompaas?

Imagen de previsualización de YouTube

Y a ti, qu te apasiona?

Todava estoy con resaca del XI Congreso EC que se celebr los pasados 24, 25 y 26. All estuve, sin perder detalle, invitada como “tuitera” por @alfredohernando, gracias una vez ms.
La verdad es que ha sido una experiencia muy grata, por muchos motivos pero los principales han sido haber conocido a gente estupenda que me han enseado mucho en tan pocos das. Compartir mesa con ellos ha sido toda una experiencia, escuchando y sintiendo sus pasiones me he sentido pequeita. Escuchar, slo eso, para aprender de esos compaeros que, adems de tuiteros, entran cada da al aula con ganas de hacer cosas, de mejorar, de atender a sus chicos, a sus nios, de la mejor forma posible. Unas veces apoyados por sus directores y otras no tanto.
Ah estaban @mercetomelloso y @jjpaganc, que se fueron con la intencin de “#liarlaparda” el lunes. Comenzar a realizar los sueos que durante estos das nos hicieron sentir ponentes de la talla de Montserrat del Pozo o Pilar Jeric. Todava tengo los ojos de Mercedes dicindonos lo que le haba gustado y lo que haba sentido, unos ojos llenos de pasin.
Durante la dinmica con la que empez Pilar Jeric su presentacin tuve ocasin de compartirla con @marmarmur, se trataba de darnos la mano, presentarnos y decir algo que nos gustase hacer (otra vez la pasin). Fue breve, y me qued con ganas de saber ms, (Mar, tendramos que quedar por twitter para poder seguir contndonos nuestras pasiones).
Aunque a @cpoyatos ya le conoca de otros muchos eventos, nunca haba tenido la ocasin de charlar distendidamente con l. Nuestros paseos por el hotel, de recepcin al guardarropa, del guardarropa a la otra recepcin y de all a la primera… qu laberinto! Todava sonro cuando recuerdo el entusiasmo con el que me contaba que los profes pueden hacer la revolucin, desde abajo. Me entra una envidia sana cuando recuerdo como trabaja con sus alumnos, parece tan fcil que hasta que no te paras a pensar no te das cuenta del trabajo que hay detrs.
Y hablando de trabajo, cmo no voy a mencionar a @flosforum, cmo nos dej con la boca abierta durante la comida del viernes cuando nos cont el trabajazo que hace con sus alumnos, con los padres de los alumnos, con ella misma. Y como colofn, la mayor delicia, escuchar a Carmen hablar de msica, ah s que hay pasin!

No puedo dejar de mencionar a nuestros organizadores, @jmbautista2, @iarrimadas, @alfredohernando, que volcaron autntica devocin con todos los que por all nos movamos, y sintieron ya al final de las jornadas la euforia de quienes saben que han hecho las cosas bien, enhorabuena!

No voy a seguir mencionando a tanta gente con la que he tenido la oportunidad de conocer, escuchar y aprender porque no hablara de otra cosa en este blog. Slo quiero resaltar algo que merece la pena destacar. Durante todo el Congreso se habl de ensear con pasin, mostrar pasin en lo que haces, la pasin. El caso es que no slo se habl de ello, tambin se sinti. Hubo ponentes apasionados, hubo asistentes apasionados, tuiteros apasionados. Una pasin por lo que all se deca o se haca. Y mientras se hablaba de eso yo pensaba, cuntas personas de las que estn aqu escuchando cambiarn su forma de ensear el lunes para mostrar esa pasin en su trabajo?, cuntas sern capaces de reconocer que, quizs, nos dejamos llevar demasiado por la rutina? Me preguntaba si habra muchos que estuvieran vibrando tanto como nosotros, los tuiteros. A cuntos se les puso un nudo en la garganta durante alguna de las ponencias. La respuesta no la s, aunque creo que hoy puedo afirmar, despus de ver las reacciones el ltimo da, que a muchos. Y no s cmo habr ido el da de hoy, si al entrar en vuestros coles, vuestras aulas, y ver a vuestros compaeros y alumnos, os habis planteado que s, que lo que hacis cada da hay que hacerlo lo mejor posible. Y que hay que ponerle pasin.

La pasin nos hace sentir, emocionarnos, vibrar. Nos hace ser ms felices, y tener ms salud. Cuando hacemos algo que nos apasiona transmitimos esa sensacin, hacemos que nuestras interacciones sean mucho ms gratas. Ser profesor debe ser una de las profesiones ms apasionantes del mundo. Saber que de ti depende en parte el desarrollo de una persona tiene que ser muy estimulante, emocionante y, a la vez, de una gran responsabilidad y necesita altas dosis de pasin.

Pero seguro que adems de la pasin por educar, cada uno de nosotros tiene otras pasiones, esas que asomaban estos das en ese ambiente de ilusin pero que no me dio tiempo a conocer. Empezar por m.

Me encanta mi trabajo, le deca a Mar en la dinmica que soy adicta. Y me gusta leer, ver cine, teatro… ah! y escribir, me encanta escribir. El arte me emociona, y eso se lo debo a una profesora que tuve en el cole. Y por ltimo, pero no por eso menos importante, mis dos grandes pasiones: mis dos hijas, seguro que ya lo sabais!

Y a ti, qu te apasiona?

Cmo influyen las emociones en el aprendizaje?

En los ltimos eventos en los que he estado ha habido una constante casi universal, la importancia de las emociones, el afecto, a la hora de ensear y aprender. De lo que yo deduzco otras variables como la confianza, la empata, el buen humor… Comprobado! La mayor parte de los seres humanos aprenden ms y mejor en contextos en los que se sienten bien, ren, confan y tienen emociones positivas. Lo estoy descubriendo este ao despus de ir conociendo diversas experiencias directas con los mismos nios en unos ambientes o en otros.

Muchos dirn que en la secundaria no se puede tener tan “buen rollito” porque los adolescentes se te suben a la parra. Y es que para unos cuantos, esta generacin de adolescentes es una generacin pasota, que no quiere aprender, que falta al respeto, que miente, que no saben nada… Pero nada ms lejos de la realidad, los adolescentes de hoy (como los de todas las pocas) quieren aprender, eso es seguro. Lo que quizs no quieran o no sepan aprender es el lenguaje codificado que utilizamos muchas veces en el aula, el lenguaje verbal y, por supuesto, no verbal y emocional. Lo que es un hecho es que los adolescentes no toleran las injusticias, lo que ellos creen que son injusticias, comienzan a tener autonoma en sus pensamientos y eso los adultos no lo llevamos siempre bien. Esta generacin adems, es una generacin mucho ms desinhibida que las anteriores, ms capaz de expresarse y de mostrar sus opiniones, cosa que en las aulas no es siempre bien tolerada. Vivimos las opiniones muchas veces como faltas de respeto. Quizs ha llegado el momento de ensear a expresar emociones de una manera inteligente y eficaz… sabemos?

Imagen de previsualización de YouTube

El primer problema al que nos enfrentamos es nosotros mismos, cmo resolver nuestros propios dficits en cuanto a inteligencia emocional se refiere si nunca nos han enseado qu es eso, si adems nuestro entorno dedicaba gran cantidad de tiempo a entrenarnos en la disciplina y el orden? Hemos aprendido en un entorno diferente, donde los contenidos lo eran todo para poder llegar a ser algo ms que tus padres. Pero ahora parece que a nuestros chicos no les importan los contenidos, parece que les importan ms otros temas. Las relaciones con sus iguales, las relaciones con sus profesores y con sus padres, marcan definitivamente cmo aprenden o cmo se vuelcan o no en los estudios. Pero nosotros no nos damos cuenta porque nos da miedo. Pensamos que si les dejamos rienda suelta a sus intereses y sus formas de aprender estamos siendo blandos o quizs no estamos encaminando sus pasos. Tenemos miedo a perder el control, o la autoridad, y luchamos contra nosotros mismos para que eso no pase. Y es que tenemos dudas, no tenemos claro qu es eso de la autoridad, lo confundimos muchas veces. Tambin nos da miedo la risa, porque creemos que es un sntoma de que no se toman en serio nada (ellos, no nosotros), y preferimos verles en el aula sentados, serios, y callados porque pensamos que as estn concentrados en la clase y aprenden ms.

Divertido verdad?

Sin embargo la risa es la expresin del bienestar en el ser humano. Todos queremos rer, porque nos gusta sentirnos bien. Lo que pasa es que por alguna razn nos han convencido de que tanto en el trabajo como en la escuela, para rendir bien hay que estar serio y callado.

Tremendo error, cada vez hay mas empresas que crean espacios divergentes donde dar rienda suelta a la creatividad de sus empleados, son esas empresas s, que dan gran valor al trabajo en equipo, a la comunicacin y a la “disrupcin”, entendindose sta como algo positivo desde donde salen muy buenas ideas.

Y el aula entonces cmo debera ser? Aparte de cambiar radicalmente nuestros espacios fsicos para aprender, sobre todo tenemos que cambiar nuestras cabezas, hacia una escuela mas emocional.

Si tuviera que soar en cmo debera ser mi aula ideal la soara del siguiente modo:

Sera un grupo de personas implicadas en el proceso de ensear y aprender, de diferentes edades e intereses, donde sobre todo se exploraran los talentos de cada uno y siempre hubiera risas. Que cada logro fuera resaltado, por muy pequeo que fuera, y que cada fracaso se convirtiera en una oportunidad para lograrlo. Los maestros se equivocaran tambin y mostraran sus emociones de manera eficaz para poder ensear a sus alumnos a mostrar las suyas. Y todos, sobre todo, estaramos contentos de ensear y aprender.

Utopas? Conoces alguna escuela as? Cuntamelo…