Dictadura estética

Yo se que no estoy gorda, ni soy terriblemente fea, ni tonta de remate. Pero, a veces, no puedes evitar mirarte al espejo y observar cada uno de los detalles del cuerpo. Te miras la tripa, que sobresale un poco e, inconscientemente, piensas en la gente de alrededor, tan planitas, sin tripitas que sobresalgan… Entonces dices para tus adentros “¿Y si adelgazo un poco?”, pero luego no eres capaz de dejar de comer, ni de ir a hacer algo de ejercicio. Sin embargo, sentirte mal al comer un dulce o al estar tumbado mucho tiempo, eso no lo puedes evitar porque, realmente, lo que quieres es que desaparezca ese detalle tan molesto —como la tripa, una nariz algo más grande, unos dientes torcidos— y no piensas precisamente en la salud, solo piensas en lo “mona” que estarías sin alguno de esos detalles —que para tus adentros llamas “defectos”—. Llega un punto en el que te medio desesperas al mirar fotos de otras chicas, mucho más delgadas, con unos dientes perfectos, o un nariz chiquitita. Entonces, solo te apetece agarrarte esa tripita tan molesta para ver si desaparece. Pero no, solo consigues que se quede con unos arañazos rojos que son aún más feos que lo poco que sobresale el vientre. Y luego viene sentirte mal y echarte a llorar, pensar que estas loca o que eres tonta por no quererte.

“Hay que sentirse bien con uno mismo”, “Gústate tal y como eres”, “No eres tonta”, “Mucha gente paga por estar como tu”… Y un sinfín de frases similares que te repite tu madre o amigas cuando comentas que te sientes algo incómoda o insegura con tu cuerpo y con tus acciones.

Sales a la calle y ¿qué ves?, miles de anuncios con modelos delgadas, que sabes perfectamente que son antinaturales, pero que aún así te hacen sentir como si necesitaras ser un espagueti con pechos grandes y largas piernas, sin sonreír y con un hombre al lado al que seducir con todos esos huesecitos que se te marcan.

¿Desde cuando hemos cambiado el prototipo de mujer natural? ¿Desde cuando hemos decidido que el cuerpo de una niña,  sin curvas, sin pelos, sin muslos, es mas bonito que una mujer natural, sea como sea?

Pero lo peor no es esto, no es mirarte al espejo y compararte, ni es pensar que esas mujeres antinaturales que salen en las marquesinas y en las televisiones son preciosas, no. Lo peor es la sociedad, el pensamiento de la gente, el prototipo de personas deformes y antinaturales que hemos creado. Lo peor es que los adolescentes, ahora más que nunca, sufren anorexia, o simplemente tienen un problema serio de inseguridad respecto a su cuerpo y, lo más grave, respecto a su personalidad —por miedo a ser rechazados—. Muchas veces porque los compañeros en el instituto comentan y susurran, critican y se ríen. Ahora, una mujer bonita no es aquella natural, con una sonrisa de oreja a oreja, con el cuerpo que tenga sin cambiarlo lo más mínimo, sea cual sea, y la personalidad propia y preciosa de cada uno. Ahora lo que les han enseñado a los jóvenes es que una mujer bonita es aquella a la que no le sobra ni un kilo, —sino que más bien le falta un par de días en casa de la abuela—, aquella que necesita untarse la cara en maquillaje y achicharrarse el pelo para tenerlo bien liso.

No dejan libertad alguna en la forma de vestir, de peinarse, de hablar e, incluso, de pensar. Se ha perdido toda clase de respeto hacia cualquiera: el chico que tienes al lado sentado, el vecino, una simple persona al lado tuyo en el metro… cualquiera, no hay respeto porque nos han adoctrinado a pensar, vestir, criticar, hablar de determinada manera. Estamos en una autentica dictadura estética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>